Consulado peruano en Nagoya: “por la plata baile el mono”

manoSiempre es bueno trabajar con transparencia, con buena fe, con sentido de ayuda a la comunidad, en favor y por los connacionales, sea este de cualquier carácter: religioso, deportivo, cultural, institucional o empresarial. Lamentablemente, hay quienes solo ven sus apetitos particulares, su beneficio y ego para sí, sin importarles los demás, y más aún cuando realizan “eventos”, utilizando el membrete, logotipo y hasta el local que pertenece a todos los peruanos: Consulado General del Perú en Nagoya. Eso es algo detestable.

A qué viene esta introducción: El día 28 de febrero está programado un evento de “Empresarios”, incluído show criollo, con una agrupación de Aichi. Nadie ha dicho nada de tan pomposo evento en la sede del Consulado General del Perú en Nagoya, salvo los propios integrantres de la agrupación, a través del facebook. Al mejor estilo de “Pepe El Vivo”, el empresario que está al frente de todo esto, creyó que nadie se enteraría de “su evento” ¿A puertas cerradas?, ¿en el Consulado Peruano en Nagoya?, con visto bueno del señor cónsul?.

Si un show de este tipo a realizarse en el Consulado General del Perú ya no es privado, sino público. La otra pregunta que me hago es; ¿por qué no se comunicó a la prensa?, ¿por qué no se dio a conocer en la página Web del propio consulado?. “La ley del embudo” sigue siendo el pan nuestro de cada día en el Consulado General del Perú en Nagoya.

Para algunos se les ofrece todo (incluído auspicio de eventos), y para otros, también peruanos, ¡nada!. Lo grande para los del billete, y lo chiquito, para quienes no aportan económicamente, como sucedió el año pasado, en que a la Peña Tricolor, de la familia Takahashi se le negó el auspicio de la embajada peruana para el “Concurso Selectivo Sacachispas 2012″, pero para la empresa G&C, les dieron todo, hasta local para su fiesta de 28 de julio.

Ahora ocurre algo similar o parecido; “igualito” que antes, G&C de Giuliano Castagneto, tiene el local del consulado para su evento particular o privado, -aja-, Giuliano Castagneto contrata al grupo de música y, decide quién debe o no integrar la agrupación. El veto fue para un músico de “Son del Perú”, por parte de quien contrató a los criollos; el señor Giuliano Castagnetto. Increíble, los adjetivos son múltiples, para describir a este “personaje”.

La gente se pregunta, ¿así trabaja el Consulado General de Perú en Nagoya?. ¿Dentro de sus funciones se encuentra el otorgar el local sólo para empresarios amigos?. No creo que Cancillería aplauda esta clase de trabajos de un “consulado peruano”. Bien reza el refrán que “por la plata baila el mono”. ¿O me equivoco?. Qué dicen nuestros connacionales. ¿Pueden opinar?.

Fernando Sea (Revista el Búho)

 

Impacto Semanal y el editor de esta Web, no se solidarizan con las opiniones vertidas en este medio, cuyos artículos estén firmados por nuestros colaboradores.

>

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar