Empresa G&C de Giuliano Castagneto realizó reunión en instalaciones del consulado de Nagoya en medio de críticas de sus connacionales en las redes sociales

2Por : Diego Pujartiago

Aunque solo e visitado las instalaciones del Consulado General del Perú en Nagoya, en una oportunidad, me llamó la atención los anuncios en la entrada del edificio exigiendo a los connacionales no hablar en tono fuerte, tampoco ingresar con bebidas, ni mucho menos piqueos o alimentos. Imagino que tal medida se debía para tratar de mantener la majestad de un consulado y evitar quejas de los propietarios del edificio, pues a diferencia de una Embajada donde se acostumbra a realizar cócteles cenas y demás, un Consulado es una oficina donde se realizan tramites y en algunos casos reuniones de trabajo.

El hecho que se realice una reunión empresarial privada (estoy seguro que el consulado luego dará una “explicación”, tal vez; una promoción de los productos peruanos ¿podría ser?) se consuma licor Nacional procedentes de una sola importadora de productos y bebidas (lógicamente es para promocionar los productos de esta empresa), se brinde exquisitos y diferentes potajes propios de nuestra gastronomía, además acompañada de música orquestada. ¿No va tal situación en contra de las regulaciones propias del Consulado hacia los connacionales que visitan todos los días sus instalaciones por diferentes tramites?. Entonces, solo hay una palabra para explicar esta actitud tanto del consulado General de Nagoya como de la Embajada del Perú en Tokyo y se denomina “LOBBY“, pues también es público que en la Embajada (a la cual usted querido connacional difícilmente será invitado), podrá apreciar la cantidad de productos procedentes de esta empresa que se exhiben allí, teniendo en cuenta que no es la única importadora de productos; llama la atención que sea la única favorecida y la única proveedora de productos Peruanos para el consumo de la embajada y sus invitados a las cenas y demás reuniones (Relaciones exteriores debería revisar el tipo de facturación que se esta haciendo). Es Notable la pasividad y falta de criterio informativo de algunos medios, imagino que el temor de perder anunciantes o dejar de ser invitados a los cócteles de la Embajada prima sobre el deber de informar a la comunidad hechos que rozan el tráfico de influencias.

El Consulado General de Nagoya y la Embajada deberían apoyar a todos los Connacionales o a las empresas de la comunidad, sin diferenciar su capital social o margen de ganancia, también circula información que se a gestado una “Asociación de Peruanos” digitada desde la Embajada en la cual el empresario aludido por lo pronto es Vocal (imagino que sería demasiado obvio si lo hubieran elegido presidente), en este caso y en muchos más, lamentablemente nuestras autoridades están actuando deliberadamente favoreciendo en diferentes aspectos a una sola empresa G&C y al Sr Giuliano Castagneto, dueño de ésta. ¿No hubiera sido mejor que esta empresa realice su evento en un local privado? o, es que realizar tal evento en el Consulado le da otro “chick” ante sus invitados o, ¿es una muestra de poder ante la comunidad y ante sus antiguos y potenciales nuevos clientes?.

El consulado General de Nagoya venía realizando una gestión aceptable. La rapidez en la atención además del trato habían mejorado notablemente, según comentarios y por experiencia propia. En todo caso estas denuncias no le hacen ningún favor a la carrera diplomática del Ministro Peña (Cónsul en Nagoya) ni a la del Embajador Elard Escala.

Fuente: Diego Pujartiago (Facebook)

Impacto Semanal y el editor de esta Web, no se solidarizan con las opiniones vertidas en este medio, cuyos artículos estén firmados por nuestros colaboradores.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar